9 nov. 2010

La primitiva iglesia de Plenas

Foto: Tapas del as escrituras de quiñones de Plenas, de principios del siglo XVI.
Es una hoja de un libro de música de la época, probablemente de la vieja iglesia de Plenas


Anteriormente al templo parroquial que podemos observar actualmente, hubo otro mucho más pequeño y que fue derribado para construir el actual.

Viejo templo
En el siglo XIII se edificó una pequeña iglesia de una sola nave con ábside y un pequeño campanario, muy semejante a la ermita de Santa María del vecino pueblo de Moyuela. Este edificio sufrió alguna ampliación en los siglos siguientes.
Era un edificio de ladrillo con portada de piedra en arco de medio punto y tal vez tallada con algunos toscos detalles. Este templo tenía una espadaña, con dos campanas y un cimbalero.
Sabemos que la iglesia tenia enterramientos puesto que Pedro Gilbert, señor de Plenas, casado con Monserrat Calvi, y residente en Fraga, pide en su testamento de 1491, ser enterrado en la Villa de Plenas.
En 1543 se hallaba en el altar mayor del templo un retablo pintado, viejo, y una imagen de bulto de la Virgen, con un mantillo de damasco blanco. En medio del retablo había un sagrario muy antiguo y algo pequeño. El ara se tapaba con paños según la ceremonia a realizar. Este año había un hermoso delantealtar, de terciopelo morado con la imagen de la Virgen María bordada en medio.
En el templo había una capilla del bautismo y en una pequeña sacristía se guardaban elementos para el culto y otras piezas, como una custodia de plata, una cruz de plata grande y dos cruces pequeñas para dar la paz. También había un pequeño coro.
En 1554 el tejado tenía problemas de filtraciones y en 1565 el arzobispo, en su visita pastoral dice que “so pena de 50 ducados, que se haga una iglesia  de nuevo dentro de 5 años y se comience dentro de un año y aunque hay otras cosas necesarias en la iglesia, no mandamos nada porque la iglesia se haga”.
Uno de los principales aspectos era el canto en misa y las misas cantadas.
En 1550 el arzobispo manda al cura párroco que todos los días solemnes, a una hora punta, haya juntado seis muchachos del pueblo para que canten.

En 1566 se desmonta la iglesia y se llevan los retablos y demás elementos que se volverán a utilizar, a la cercana ermita de Santa Bárbara. Poco después se derriba el viejo templo y se comienza la iglesia que conocemos actualmente, construyéndose en el estilo renacentista de la época.



No hay comentarios:

Publicar un comentario