31 oct. 2011

Paridera en la Sardeta

Vista general de la paridera.
Me gusta pasear por el término y descubrir rincones y lugares. En Plenas hay bastantes parideras desperdigadas, casi unas 25, en diferentes grados de conservación: algunas ya solo tienen los cimientos y se les llama corraliza y otras parideras estan en proceso de arruinamiento.
Hace cuatro o cinco años desapareció el último rebaño de Plenas y con él toda una cultura milenaria de la que formaba parte la paridera.
Es mi idea hacer un trabajo más completo sobre las parideras de Plenas, pero como voy muy lento y me cuesta mucho hacer trabajos, voy a describir una de las parideras que visité este verano y que me gustó.
Las parideras son ejemplos de arquitectura rural realizada con primitivasy antiquísimas técnicas constructivas transmitidas de padres a hijos a lo largo del tiempo.
La paridera que vamos a visitar está en bastante buen estado, comparado con la mayoría de las existentes.
Se encuentra en la partida de la Sardeta, en una llanura entre Loscos y Plenas. Hay parideras que utilizan un talud del terreno y hacen el cubierto en cueva excavada, pero esta es paridera de llanura, dividida en dos partes: el cubierto, de 135 metros cuadrados y la luna, de 118 metros cuadrados.
Interior con puerta de entrada al cubierto.
La paridera está orientada hacia el sureste, donde se halla la puerta de entrada.
Pregunté por el nombre con que se conocía a esta paridera y me dijeron que era "la del tío Aladino".
Está construida con piedra de los alrededores puesta en seco, y con tejado a una vertiente.

Exterior de la pared noroeste, con aberturas para ventilar el cubierto.
 Las esquinas de la paridera se refuerzan colocando iedras más gruesas.
Vista del exterior del cubierto.
En las paredes del cubierto podemos observar unas equeñas aberturas a modo de ventanas para que ventilen el interior.
Puerta de entrada a la luna.
El cubierto está construido con muros de piedra que aguantan los maderos, y tres vigas longitudinales soportadas por dos pilares de piedra mampuesta unida con yeso para darle más fuerza.
Interior con pilar y puntal.
Sobre estos maderos se colocan los troncos de chopo en sentido d e la vertiente y sobre ellos cañizos, luego tierra y por último las tejas. A veces fallan la vigas longitudinales y es preciso poner un puntal de madera para que aguanten.
Muro separador de la luna en proceso de arruinamiento.
El cubierto está dividido en dos zonas por un muro de unos 1,5 metros.
El suelo es una costra de fiemo sobre la cual se hallan unas cuantas capitanas.
Interior de la paridera con muro separador, machones de refuerzo y chimenea en la esquina.
La pared más larga ha debido ser reforzada con machones de iedra y yeso para evitar el desmoronamiento.
En una esquina apreciamos una tosca chimenea para usar cuando  hace noche el pastor en el edificio.
Otra vista del interior con la preciosa luz tamizada que entra por las aberturas.
Vista de la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario