1 abr. 2011

El anillo

Cuento procedente de la ribera del Ebro (Zaragoza)

Este cuento es del mismo estilo que el anterior, también para dar miedo. Es asimismo muy conocido en Aragón. Lo he oído en varias versiones en Zaragoza.
Sucedió una vez que murió un señor y lo enterraron con un precioso anillo.
Por la noche un vecino del pueblo fue al cementerio y desenterró al muerto para quitarle el anillo, pero no podía sacárselo del dedo por que se había hinchado. Sacó del bolsillo una navaja y le cortó el dedo con el anillo y se lo llevó, volviendo a enterrar al muerto.

Al cabo de los años el que había cortado el dedo se encontró en la calle con un señor, y se dió cuenta de que le faltaba un dedo, y le empezó a preguntar:
—¿Y usted es de aquí?
—Sí, soy de aquí.
—¿Y hace mucho que vive en el pueblo?
—Sí mucho.
—¿Y… veo que le falta un dedo?
—Sí, me lo cortaron hace tiempo.
—¿Y cómo fue?
—Pues, un señor me lo cortó… y… ¡fuiste tú!

(Como en el cuento anterior, cuando se decía ¡fuiste tú!, se hacía gritando y el que contaba el cuento agarraba fuertemente con las manos al niño que escuchaba la narración que gritaba aterrorizado).

Recopilación Ángel. S. Tomás

No hay comentarios:

Publicar un comentario