28 abr. 2011

Una fábrica de cemento en Azuara

En Azuara se ha abierto una fábrica de cementos que reactiva algo nuestra zona.


Arranca la producción en cementos blancos de Aragón con una inversión de 46,5 millones

M. LLORENTE. ZARAGOZA 28/04/2011 a las 06:00 

La planta de Azuara solo fabricará de momento cemento gris. El blanco y los hornos tendrán que esperar unos años.
Una caliza blanca de gran pureza. Ese es el punto de partida o la materia prima de Cementos Blancos de Aragón (CBA), una planta inaugurada ayer en Azuara con una inversión inicial de 46,5 millones, que por el momento solo fabricará cemento gris ya que el blanco quedará para una tercera fase (previsiblemente de 2016 a 2018) al requerir otra línea de producción específica que cuesta 46,8 millones, por lo que ha de esperar a que la demanda se reactive y a encontrar financiación. También se aplazará hasta 2013-2015 la ejecución de la segunda fase del proyecto, la línea de hornos, presupuestada en 56,7 millones, que permitirá producir aquí el clínker gris –producto granulado obtenido de la calcinación de caliza y arcilla a temperaturas entre los 1.350 y 1.450ºC– sin necesidad de importarlo como ahora desde Turquía.

El frenazo de la crisis

«Nos faltan dos terceras partes del proyecto por hacer», reconoció Elías Mantecón, director general de CBA, mientras Jaime Raventós, presidente del consejo de administración de la cementera, explicó que «lógicamente la crisis nos ha frenado; si no hubiera sido por esta situación económica adversa, en lugar de inaugurar una parte de la planta, estaríamos estrenando la planta completa, pero cuando empezamos era el año 2006 y no pensábamos que la construcción fuera a caer. Ahora hay que pensar que volverá a arrancar».

Actualmente, CBA ha generado 25 empleos directos, aunque todavía les falta incorporar a dos o tres personas, y unos 20 indirectos, según su director general, Elías Mantecón. La intención en el largo plazo, cuando la segunda y tercera fase estén realizadas, es llegar a 135 empleos directos y 100 indirectos. No obstante, el «efecto dominó» que ha creado la puesta en marcha de la cementera en Azuara y los pueblos de alrededor ya se deja notar, según Joaquín Gimeno, alcalde de Fuendetodos, que explicó que los restaurantes, el albergue y hoteles del municipio están teniendo trabajo gracias a CBA y que la carretera que se está construyendo hasta la planta también ha dado ocupación a varios vecinos.

«El impulsor de Cementos Blancos de Aragón fue el grupo catalán Hormipresa-Bercontres que se dedicaba ya al tema de las canteras y micronizados. Ellos empezaron con la idea y nos sumamos Jaime Raventós, del grupo Prainsa, y Mariano López Navarro (MLN)», explicó José Royo, gerente de este último grupo aragonés dedicado principalmente a la construcción. Ha sido la suma de esfuerzos de estos tres socios, que con capital propio más un préstamo de 30 millones, la que ha conseguido poner en marcha CBA. Una empresa que se constituyó en 2005 y que aprovechó un concurso minero y un permiso de investigación de recursos en la zona de Azuara solicitado por Dimar (firma que fue absorbida por CBA), para descubrir importantes reservas de caliza de gran calidad, aptas para fabricar cemento gris y blanco. Tras el hallazgo, «tanto la empresa aragonesa de Jaime Raventós como el grupo MLN y Hormipresa-Bercontres, de Cataluña, las tres grandes consumidoras de cemento, decidimos que teníamos que producir nuestro propio cemento y así nació la idea que hoy se ha materializado», aclaró Josep Bergadá, del grupo Hormipresa.

Cemento con D. O. Aragón

Tras una visita a la planta de Azuara, que partió de los silos y recorrió desde el frente de la cantera a la planta de trituración y clasificación, pasando por las tolvas de recepción del clínker y las cintas de transporte hasta llegar al molino, los directivos de CBA dirigieron unas palabras de agradecimiento a clientes, proveedores, alcaldes de la comarca, al consejero de Industria, Arturo Aliaga, y a Marcelino Iglesias, presidente del Gobierno de Aragón, quien ya visitó la planta en 2007 para poner la primera piedra, por el apoyo prestado para poner en marcha la cementera.

Asimismo, el alcalde de Azuara, Joaquín I. Alconchel, orgulloso por asistir al nacimiento de CBA, elogió el esfuerzo de «empresarios serios, la clave para sacar adelante este proyecto municipal, pero de interés autonómico», ya que como precisó José Royo, gerente de MLN, «aquí vamos a hacer cemento con Denominación de Origen propia como el jamón».

No hay comentarios:

Publicar un comentario