1 abr. 2011

La cabra montesina

Versión recogida en la Comarca de Belchite (Zaragoza)

Había una madre que tenía tres hijas y las mandaba a hacer cosas de la casa. A una la mandó a lavar la ropa, a la otra a por huevos al corral y a la otra a buscar unas patatas al huerto.
La mayor volvió con la ropa lavada y la madre le dice:
—Sube al granero y cógete miel y unas tortas para la merienda
La mayor subió al granero y había allí una cabra montesina y cuando ve a la niña, la cabra le dice:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.

Y la niña le dijo que no le tenía miedo y que le había dicho su madre que subiera a por la merienda.
Y la cabra montesina se tragó a la hija mayor.
Al rato vino la hija mediana y la madre le dijo lo mismo que a la otra, que subiera a merendar y le pasó lo mismo que a la mayor, que la cabra montesina le dijo:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.
Y se la tragó.
Al rato llegó la pequeña con los huevos y la madre le dijo lo mismo que a las otras, que subiera a merendar. Y le sucedió lo mismo que a las otras, que la cabra montesina le dijo:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.
Y se la tragó.
Como tardaban en bajar subió la madre a ver que hacían tanto rato las niñas en el granero.
Cuando entró le dice la cabra montesina:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.
Asustada la madre bajó corriendo y empezó a gritar:
—¡Que la cabra montesina ha entrado en mi casa y se ha tragado a mis hijas!
Pasaba por allí un labrador y le dijo que no se preocupara que él iría a sacarlas.
Subió y la cabra montesina le dijo:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.
La madre, al ver que no bajaba el labrador se puso a gritar y pasó por allí una hormiguica y le dijo que no se preocupara que ella los iba a rescatar.
Subió la hormiga y la cabra montesina le dice:
Soy la cabra montesina
del montesinar
como te acerques aquí
te voy a tragar.
La hormiga no le hizo ni caso y le dice:
Soy la hormiguita
del hormigal
como me acerque por ahí
te vas a enterar.
De un salto fue al culo de la cabra y le empezó a morder y tanto le mordió que al final echó a las hijas y al labrador por el culo y la cabra montesina se fue corriendo.
Y todos se pusieron muy contentos, y la madre le dice a la hormiguita que para pagarle el favor tan grande que le ha hecho, le da un saco de trigo.
Pero la hormiga no se lo puede llevar y le dice:
No cabe tanto
en mi taleguico,
ni muele tanto
mi molinico.
—¿Y con medio saco?– le dice la madre.
Y la hormiga le responde:
No cabe tanto
en mi taleguico,
ni muele tanto
mi molinico.
—¿Y con un puñado?– le dice la madre.
Y la hormiga responde:
No cabe tanto
en mi taleguico,
ni muele tanto
mi molinico.
—Y ¿con un grano?– le dice la madre.
Y la hormiga responde:
Sí cabe tanto
en mi taleguico,
y muele tanto
mi molinico.

Recopilación Ángel S. Tomás

No hay comentarios:

Publicar un comentario