17 oct. 2010

Visita pastoral de 1785

1785
Estado en que se halla actualmente la parroquia y feligresía de Nuestra Señora de la Piedad en la Villa de Plenas, partido de Daroca en lo político, del arzobispado de Zaragoza, formado por Don Manuel Velilla, rector de dicha feligresía de orden del ilustrísimo señor don Agustín de Lezo y Palomeque en este año de 1785.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Piedad de la villa de Plenas es de 230 vecinos y de 580 almas de comunión. Tiene sagrario con su cortina interior de tafetán doble colorado, donde se guarda continuamente el Santísimo Sacramento en un copón de plata dorado por la parte interior. Hay también un relicario de plata igualmente dorado, con su bolsa y cordones correspondientes, para llevar el viático con la debida decencia a los enfermos y viril con su custodia en la misma conformidad para cuando hay manifiesto. Hay en dicho sagrario ara buena y corporales limpios  y decentes. El tabernáculo está fijo en el altar y tiene su puerta firme, con lave corriente, que permanece en buena custodia. Cuando se manifiesta el Santísimo, se hace con toda reverencia y veinte luces lo menos.
Se lleva a los enfermos e impedidos en tiempos de Pascua públicamente y con la posible decencia. En la Semana Santa se guarda con la debida decencia y custodia todos los años en esta parroquial. La lámpara, que solo es una, arde continuamente ante el Santísimo Sacramento, de lo que cuida el sacristán y cela el rector. Las puertas de la Iglesia, que solo es una y buena, cierra con llave corriente que se halla a cargo del Sacristán. Las paredes están firmes y decentes, y blancas por la parte interior. Los techos están buenos, algo mal solado el pavimento. Las ventanas, que dan luz a la Iglesia, se hallan con sus claraboyas, para resguardo de los aires y las lluvias. El piso no muy bien solado.
El campanario bueno y famoso, pero su chapitel enteramente derruido, podridas las maderas de su armazón entrando y corriendo las aguas de las lluvias hasta llegar ala Iglesia. Los tejados y bóvedas muy mal parados todo y que necesita de pronto y eficaz reparo. Tiene el dicho campanario cuatro campanas, dos medianas y dos pequeñitas.

Pila bautismal
La pila con su sumidero está fija y es de piedra. La tapa, que es de madera, está cerrada con llave, que está en la alacena de la sacristía. En la pila no hay alacena, pero la hay en la sacristía, cerrada con llave, en la que con los cálices, incensario, navecilla, misales y otras cosas, se guardan las necesarias para la administración del Sacramento del Bautismo, como el salero, la crismera. Todo bueno y aseado.

Altares
Además del Altar mayor, hay siete altares bajo las invocaciones de San Francisco Javier, Nuestra Señora del Rosario, Patrona Santa Bárbara, el Santo Sepulcro, san Ramón, San Antonio Abad y Santo Cristo. Hay otro de San Antonio de Padua pintado en la pared y aunque tiene mesa de altar, pero no tiene ara, ni se dice ni se ha dicho en él misa. Los demás están decentemente adornados con aras, cruces, sacras y correspondientes candeleros, a costa de la dotación que tiene la Iglesia. Las imágenes no son disformes, son devotas que causan toda reverencia y veneración. Los misales, que son cuatro, los tres son buenos y los atriles.

Coro y órgano
El coro y órgano, aquel bien custodiado porque es nuevo y hace ocho meses que se colocó. Está bien resguardado, con sus llaves, pero el coro está abierto y no tiene puertas. Este tiene facistol, un salterio con su salmodia para horas menores, vísperas y todo el oficio de difuntos, que todo el es nuevo. Su misal de solfas pero muy destruido, Antifonario de Santos pero muy destruido. Antifonario de todas las Dominicas, este está bueno. Todo el Salterio de Semana Santa y Natividad, aunque antiguo está bueno y todo a costa de la dotación de la Iglesia.
Confesionarios
Hay cuatro confesonarios, con sus rejillas para las mujeres conforme lo dispuesto por el Santo Oficio.

Sacristía
Hay sacristía. No es muy capaz pero si decente. No tiene sino cuatro cajones (en el día se trabajan otros cuatro cajones) en ellos se guardan los ornamentos, hasta ahora no han estado con la debida curiosidad. Hay tres cálices con sus patenas, el uno todo de plata, los dos restantes, con los pies de bronce más sus copas , y patenas de plata y todos dorados por su interior. Vinagreras bastantes pero todas de vidrio con sus cestillas. Hay incensario con su navecilla de plata. Hay cuatro relicarios, los tres de plata y el otro de bronce. Hisopo de bronce, cruz de plata para procesiones pero su asta de palo o madera, otra de bronce para entierros sencillos; dos fuentes de bronce. Hay manual principal y otro de Zaragoza, al que se halla unida la fórmula para la absolución pro artículo mortis. Hay cuadernillos de misas de réquiem y de santos nuevos.

Corporales, purificadores, manteles y toallas
Hay ocho pares de corporales, no preciosos pero si decentes y limpios todos, con sus hijuelas y sin estar rotos. Hay veinticuatro purificadores decentes. Se queman los que llegan a ser inservibles. Hay otros tantos pañitos de manos para el sacrificio. Hay tres toallas de manos, todo con limpieza. Hay treinta y ocho tablas de mantel, las seis delgadas, las restantes gruesas.

Albas, amitos y cíngulos
Hay diez albas, todas decentes y limpias, tres nuevas y las otras compuestas. Hay siete amitos decentes. No hay más que tres cíngulos de hilo, pero sin estar rotos ni anudados. La limpieza y el aseo de toda la ropa blanca está a cargo del sacristán, por el tal oficio y salario que recibe.

Ornamentos de color blanco
Hay siete cubrecalices blancos, cuatro de buena tela de seda, buenos, y tres de tafetán ya viejos. Hay cinco bolsas de corporales  blancas buenas de seda y cinco de tafetán, que está unido a las de otros colores que sirven de común y ya muy usadas. Hay un frontal blanco de seda bueno para el altar mayor. Hay dos bandas de tafetán blancas, pero ya viejas, tres capas blancas, una de media tapicería, otra de tafetán y otra de lana, todas decentes.

Ornamentos colorados y encarnados
Hay tres casullas de buena seda y dos de lana, todas decentes con sus estolas y manípulos correspondientes. Hay tres bolsas de seda doble, buenas, y cuatro ordinarias que se hallan con las de diferentes colores.
Hay ocho cubrecalices colorados de seda, 4 de damasco y los otros cuatro de tafetán, están ya viejos. Hay una banda de tafetán doble, decente. Hay tres frontales del altar mayor, los dos muy buenos y el otro de lana. Solo hay una capa muy antigua de terciopelo carmesí, con as cenefas doradas.

Ornamentos color morado
Hay dos casullas moradas, una de tafetán doble y otra de damasco de lana, están buenas y con sus correspondientes estolas y manípulos. No hay ninguna por sí sola, pero con las de otros colores hay cuatro de tafetán, que están decentes. Hay solo un frontal y este es de damasco de lana. Hay una banda de tafetán, decente y otra de damasco de lana.

Ornamentos de color verde
Hay dos casullas, una buena de seda antigua y otra de pañico de lana, ambas decentes, con sus respectivas estolas y manípulos.
No hay ninguna bolsa de corporales por si sola, pero con las de otros colores hay cuatro, nada mas que decentes. Hay solo un cubrecalices y este es de tafetán, es decente. Hay una banda de tafetán buena. Hay una capa de damasco de seda, que está buena. No hay frontal verde.

Ornamentos negros
Hay tres casullas negras, todas de seda, una de terciopelo, ya antigua y dos de damasco., todas buenas. Tienen sus dalmáticas pero son de damasco de lana, son decentes aunque antiguas. No hay bolsa alguna de corporales por si sola, pero hay cuatro de tafetán con las de otros colores, que sirve de común y nada mas que decentes. Hay tres cubracalices de tafetán ya muy viejos. Hay una capa de seda de damasco, está decente. Hay un frontal, de damasco de lana, ya viejo , aunque ni roto ni rasgado. Hay roquetes y sotanas coloradas para los chicos y sotana negra con roquete para el sacristán.

Archivo
Hay archivo firme y seguro en la iglesia y dentro de su sacristía, en el que se custodian las escrituras, actos y papeles de fundaciones y pertenencias de la iglesia, mas no hay tabla en la sacristía, en que estén por días y meses escritas las fundaciones pertenecientes a la iglesia. Si hay un libro en poder del rector en que allí están escritas, tomando de él el rector la tercera parte de ellas, para su cumplimiento y las otras dos el coadjutor, a quien pertenecen para lo mismo. A custodia del rector y en su misma casa, se hallan los libros antiguos y modernos de esta parroquia como son los de bautizados, confirmados, casados y difuntos, como así mismo las sinodales, más no las cartas pastorales y demás edictos que dirigen los prelados, pues con las vacantes de esta rectoría no se ha cuidado.

Fundaciones y obligaciones de esta iglesia
En esta iglesia hay fundados doscientos doce aniversarios cantados con caridad de cinco sueldos cada uno. Hay sesenta y cinco misas cantadas, las cuarenta y cuatro con caridad de tres reales y veintiuna con caridad de cinco reales cada una, perteneciendo las dos partes de una y otra celebración al coadjutor y la tercera al rector, como dicho es. Horas canónicas no hay fundadas sino las completas de los ocho días de la octava del Corpus. Pero todos los días festivos se cantan tercias y vísperas, mas ningún año se cobra por entero la renta correspondiente a dichas obligaciones y lo que se cobra es en mala especie, siendo así que todas las obligaciones se cumplen y correspondiendo por dichas obligaciones ochenta y una libras de renta anual, aun no llegan a sesenta libras las que se cobran.

Votivo y testamentario
No hay en esta iglesia función alguna de misas, vísperas, ni otras que sea fija ni cofradía formada que tenga estas funciones. Desde la última visita  no hasta estos inmediatos días sino dos aniversarios que serán del cargo de la celebración del presente año.
Desde la última visita hasta último de año antecedente se han celebrado por el rector cincuenta y cuatro misas por los entierros y autos que ha habido, todas cantadas y por el coadjutor o regente, veinticuatro rezadas aquellas y estas por los derechos de entierros, de las que no está señalada la caridad, por estar a ellas anejas los oficios de difuntos, que se cantan. Por los testamentos son muy raras las misas que entran porque son muy cortos los testamentos y si algunas les quedan las sacan fuera.

Cementerio
El cementerio está con sus paredes altas y la entrada tiene su puerta firme para que no entren caballerías o animales inmundos. En la iglesia no hay sepultura propia ni de distinción.

Sufragánea
No hay iglesia sufragánea

Casas del curato
La rectoría no tiene casa propia, vive en casa de arriendo. Solo tiene un pequeño granero que lo conserva y para ello gasta poco.

Beneficios
El beneficio curado, si quiere rector, es de libre colación, en los ocho meses reservados lo provee su majestad, y en los cuatro ordinarios, el señor Arzobispo. El rector percibe la mitad de los diezmos, con el ilustrísimo cabildo de Zaragoza que percibe la otra mitad, en sacando el cuarto el señor Arzobispo, de manera computados todos los diezmos, fundaciones y demás derechos puede valuarse esta rectoría en cuatrocientos cincuenta escudos por un quinquenio, sacadas todas sus cargas.
Es su actual rector Don Manuel Velilla, de sesenta y dos años, treinta de servicio y tres en esta rectoría, otros tres en la de Jarque, catorce en la de Salillas y su anejo Berbedel, y pasados diez años en la Vicaría de Aranda, y todas de este arzobispado.

Beneficios racioneros, capellanías
En esta iglesia solo hay una coadjutoría con las mismas obligaciones que el rector, la cual se erigió en dos beneficios incongruos que había en esta iglesia, fundados y dotados ambos con resta toda de la rectoría por el Sr. Arzobispo D. Juan Sáenz de Buruaga, con facultades que tuvo de la real Cámara. También es de libre colación. Tiene por dotación las dos terceras partes de la celebración fundada, las limosnas de caja de almas, pan del horno y limosna de trigo y azafrán que se hacen a sus tiempos y a más de diez cahices de trigo que paga anualmente el rector, regulándose su renta anual en ciento quince o ciento veinte escudos, con alguna consuela de distribuciones de la iglesia, consistiendo la mayor parte en celebraciones. Es su actual poseedor Don Roberto Blanc, residente en Zaragoza, ignoro su edad y patria, solo se que es de hacia las Bailías, que se halla ordenado subdiácono. Es su regente Don Ramón Galindo, presbítero natural de Samper de Salz, de edad treinta y cuatro, beneficia del Villar de Navarros, cuya renta es de ciento cuarenta escudos. Hace como dos años que dejando su domicilio de Samper, se estableció en este pueblo, donde cesando de la regencia vive sin obligación. Tiene licencias de decir misa y de confesar, prorrogadas en la última santa visita.

Patrimonios
No hay ningún patrimonista.

Causas pías  o Montes píos
Hay unos píos legados de poquísima entidad cargados sobre los propios de esta villa, para pobres parientes. Sus pensiones, por concordia en uno, que es de Juan Izquierdo, su capital doscientos reales y solo se cobran cuarenta reales al año, que se paga pensión. El de Domingo Ortín solo tiene diez reales de pensión, que se distribuyen a los pobres el año de pago y el del rector Legido, de treinta reales anuales, que  pagan puntualmente sus bienes.

Cofradías
Hay dos hermandades: Santísimo Sacramento y Santa Bárbara. No tienen aprobación ni constituciones. No tienen renta fija, se mantienen de los frutos de unas tierras que los mismos hermanos administran, de que el mayordomo lleva cuenta y presenta su libro en la visita.

Hospitales
No hay hospital alguno. Llaman hospital a la casa del nuncio, donde se refugian los pobres forasteros, pero sin cama ninguna.

Ermitas
Hay dos ermitas en el recinto de esta villa. La una y de mucha devoción, porque se dice ser aparecida, de Nuestra Señora del Carrascal. Solo tiene de renta fija doce escudos, pero con la administración por todo el lugar de unas tierras, tiene lo bastante para mantenerse  con mucha decencia. Tiene una casa muy espaciosa, una capilla con un buen retablo bien dorado y una iglesia espaciosa. Hay ermitaño que la tiene con limpieza y aseo. Hay todo lo necesario para decir misa con decencia. Cuida de sus caudales el ayuntamiento, nombrando todos los años un procurador a quien toman las cuentas, cuyo libro presentan en visita. Otra hay de Santa Bárbara, que es patrona y se halla en el casco del lugar. Está decente y no tiene rentas. Se mantiene lo mismo, de unas tierras que administran los hermanos. También cuida el ayuntamiento nombrando procurador a quien pasar las cuentas, cuyo libro se presenta.

Capillas públicas
No hay

Oratorios privados
No hay ninguno

Caudal de la fábrica de la iglesia parroquial
La fábrica tiene por dotación las primicias que se hallan secularizadas y reducidas al ramo de propios. La asignación para la Iglesia es de ciento treinta y dos escudos, dieciséis sueldos y cuatro dineros. No tiene otro ni mas derecho de veinticinco reales por jocalias de la cabeza de casa, que se entierra en la iglesia y siendo hijo de familias, solo 25 sueldos, mas siendo raros los que se entierran en la iglesia no se puede  computar con lo arriba dicho. Corre a cargo del rector el administrar la referida dotación para lo que tiene su libro de cuentas, que se presenta en visita, siendo el caudal existente de unos veinticinco escudos y nueve ¿sueldos?

Funerales y demás derechos des Rector
(No hay nada)





No hay comentarios:

Publicar un comentario