22 sept. 2010

El primer globo aerostático que cruzó el cielo de Plenas

Hace muchos años, cuando yo era un chaval, me comentaba Remigio Ortín que de joven, cuando tenía 15 ó 16 años, vio pasar un gran globo aerostático por encima de Plenas. Contaba que estaban en los campos segando, tempranito, cuando pasó el globo majestuosamente y bastante bajo, tanto que veían a los tripulantes que iban en la canastilla. La gente corría a verlos y se quedaban asombrados. Nunca habían visto una cosa así. Ya mayor se acordaba de aquella visión y me la contó.
Esa historia siempre se me ha quedado en la cabeza y un buen día investigué en viejos periódicos.
El globo aerostático lo inventaron los Hermanos Montgolfier, que elevaron el primero con personas el 21 de noviembre de 1783.
A finales del XIX y principios del siglo XX hay un gran desarrollo de los globos y dirigibles pues todavía no había empezado la era de la aviación.



En España las autoridades van comprando globos en Francia, donde adquieren el primero en 1889.
En 1896 se crea una escuela de pilotos de globos aerostáticos en Guadalajara.
A principios del siglo XX se construyen allí grandes globos, como el “Alcotán”, “el Urano”, “El Cierzo”, “Neptuno”, “Sirio”, “Saturno”, “Montaña”, etcétera.
Y estos globos son probados por los pilotos realizando grandes recorridos a todo lo largo y ancho de España.
El globo que vio el señor Remigio Ortín era el Globo “Montaña”, que había salido de Madrid en junio de 1912, y estaba tripulado por los señores Etaele y Sauce. El globo alcanzó una altura de 5.300 metros para luego ir perdiéndola hasta caer a 6 kilómetros de Lécera, sobre las 9,40 de la mañana. Si trazamos una linea recta desde Madrid a Lécera, pasamos por encima de Plenas.
Los globos, una vez que caían, no se podían elevar y había que recogerlos y trasladarlos a su lugar de origen.

© Ángel S. Tomás

No hay comentarios:

Publicar un comentario